Fachada de las bodegas Emilio Moro.

Su presidente, José Moro se ha convertido en un referente internacional en el sector y cuenta con hitos como lograr ser el primer bodeguero de la historia en entrar en la lista Forbes España de los 100 empresarios líderes en innovación. Más recientemente, ha sido nombrado Ejecutivo del Año por la Cámara de Comercio España-EEUU.

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, don Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este, a su vez, lo transmitió a sus hijos. Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de Tinta Fina recuperado de sus viñas más viejas. Algunos de sus pagos más conocidos son Resalso, plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sanchomartín que, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La gama de vinos engloba también Emilio Moro, buque insignia de la bodega, y La Felisa, su vino ecológico y sin sulfitos añadidos. La familia Moro elabora además los Godellos La Revelía y El Zarzal, fruto de su desembarco en El Bierzo, y posee, también en la Ribera del Duero, Bodegas Cepa 21 que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21, Malabrigo y Horcajo.

Bodegas Cepa 21

Bodegas Cepa 21 representa el proyecto más innovador de la tercera generación de la familia Moro que, tras más de un siglo elaborando vino, decidieron elaborar vinos con una personalidad única y armoniosa en la zona de Ribera del Duero.

En el año 2000 se plantó el viñedo, que fue injertado con el Clon de tinto fino de Emilio Moro como garantía de calidad del mejor tempranillo. En 2006, finalizó la construcción de la vanguardista bodega, que se integra perfectamente en el paisaje de la zona en la que se asienta.

Este carácter transgresor se refleja en la arquitectura de Cepa 21: moderna y minimalista, a la vez funcional y eficiente, que ya avanza el carácter de sus vinos. No en vano esta obra del estudio de BSA Arquitectura hoy se ha convertido en un modelo de contemporaneidad en Castilla y León. Toda la bodega está dotada con la más alta tecnología para lograr la mayor calidad en sus procesos.

Además de la referencia icónica de la casa, Cepa 21, destacan sus otros vinos: Hito Rosado, Malabrigo, Hito y Horcajo.

Bodegas Cepa 21

José Moro

José Moro Espinosa es presidente de Bodegas Emilio Moro y Bodegas Cepa 21. Junto a sus tres hermanos forma la tercera generación de una familia cuya tradición vitivinícola comienza con su abuelo Emilio y continúa con su padre, también Emilio. En 1989 decide utilizar sus nombres para crear una marca y comercializarla. Así nace Emilio Moro, convertida hoy en uno de los referentes del mundo del vino a nivel internacional.

Su fórmula para el éxito se basa en tres pilares: tradición, innovación y responsabilidad social, siempre subrayados con mucha pasión. Emprendedor, inquieto, apasionado y con un incansable afán por sorprender al consumidor, ha sabido recoger el legado familiar y hacerlo grande. A ello dedica sus esfuerzos, dentro y fuera de nuestro país, siempre con su tierra como bandera.

Su libro, “Si lo sabes escuchar, el vino te habla”, publicado por Gestión 2000, Grupo Planeta, es una obra solidaria que destina todos los derechos de autor a los diferentes proyectos solidarios de la Fundación Emilio Moro.

Lunes, 22 Febrero 2021 - 11:30